TR157-8
TR157-84
TR157-94
TR157-81
trino

Tr 166

Año de nieves, año de bienes

tr_166.jpg

En este mes hemos recurrido a la sabiduría del refranero. La intención es expresar un deseo que anida en todos los corazones y que en sectores como el nuestro, el turístico, es una necesidad, casi un grito. Después de un año para olvidar (y, desgraciadamente, inolvidable), toca remontar el vuelo. Estamos seguros de que entre todos vamos a conseguir que el futuro se parezca un poco a la mejor cara del pasado.

En buena medida, nuestras maletas y mochilas siguen todavía ayunas de ropa, termos y productos de higiene, pero, mientras la normalidad se va asentando, podemos llenar el equipaje de ideas. A quienes nos gusta viajar, el mundo nos parece siempre muy grande, y no hay pista que no agradezcamos. Si en las páginas de este número encuentras un sueño y consigues cumplirlo a lo largo del año, nuestro trabajo habrá merecido la pena.

El turismo rural sigue siendo la mejor opción para dar un quiebro a la rutina, y, entre todos los destinos, hay uno que nunca decepciona: La Rioja. La Comunidad más pequeña de la Península nos enseña a cada paso que menos es más. Mientras practicamos senderismo, pedaleamos o sobrevolamos sus viñedos en globo, tenemos la sensación de que, en la guía de los mil lugares que hay que ver antes de morir, La Rioja concentraría mil uno.

España tiene para dar y tomar. En verano, sol en abundancia, y en invierno un frío que nos ruboriza, como si nos piropeara el aire. Sin ir más lejos, en esas tierras castellanas que nunca nos cansamos de visitar. Este mes hemos descendido a las bodegas subterráneas de la comarca del Cerrato y nos hemos sostenido en esas “raíces” burgalesas que llevan por nombre Frías, Oña y Poza de la Sal. Volveremos a ellas, seguro, y en Andalucía disfrutaremos de una celebración de altura entre los pinsapos de Málaga y Cádiz y de bajura en la Gruta de las Maravillas de Aracena.

Lo nuestro con España es amor a primera vista. Amor por sus paisajes y por sus gentes, que nunca se rinden. Ahí están los propietarios de las casas rurales, que nos hacen sentir tan a gusto como en las nuestras, y ahí los aguadores, afiladores y gabarreros de antaño, a los que homenajeamos en nuestra nueva sección de Oficios perdidos.

Ahí están, ahí estamos. Bienvenidos a 2021.

En este número

​Última revista

Revista Quercus